martes, 30 de abril de 2013

Ruta por Monfragüe



El domingo 5 de Mayo de 2013 vamos de ruta por Monfragüe. Saldremos de la Plaza del Humilladero a las 9 de la mañana para acercarnos a Villarreal de San Carlos, desde allí iniciaremos las dos rutas que os dejo a continuación, Cerro Gimio y el Mirador de la Tajadilla. La descripción de las rutas está sacada de la web del Parque. La dificultad de estas, es muy facil, entre las dos son unos 15 Km.

ITINERARIO AMARILLO: TAJADILLA

Rutas por el Parque Nacional de Monfragüe. Cáceres.
(Mirador de Tajadilla. Foto cedida por Casto Iglesias Duarte. Centro de Documentación P.N. de Monfragüe)
Ruta a pie que transcurre por zonas diversas y agradables, como pequeñas huertas o algunos retazos de dehesa y matorral, además de fuentes cubiertas de fresnos y alisos. Al fondo discurre el río Tiétar. Llega hasta la denominada presa de los Saltos de Torrejón, donde podemos disfrutar del mirador de la Tajadilla. La ruta es fácil, sin fuertes pendientes.
Distancia: 8,5 km (ida y vuelta)
Duración: 3 horas
Descripción: Desde Villarreal y pasando los chozos seguimos el itinerario rojo, tomando el camino alternativo de la izquierda que nos lleva al Huerto del Ojaranzo (pequeño tramo del itinerario rojo donde está el árbol singular). Ambos accesos confluyen a escasamente 1 km. El sendero discurre entre encinas y abundante matorral de solana, con vistas al río Tiétar y su confluencia con el Tajo. Al llegar al a un cruce de caminos, tomamos el camino de la derecha. Pronto entramos en una superficie adehesada hasta encontrarnos con la primera fuente, llamada “del Alisar”. A partir de aquí, se puede contrastar el valor medioambiental, paisajístico y cultural del ecosistema de dehesa frente a retazos de viejas plantaciones de eucalipto, hasta encontrarnos con una segunda fuente, la “Fuente de los Tres Caños”. El lugar invita a disfrutar de la sombra, el agua y el sonido de los pájaros. Nos sorprenderán los llamativos colores de rabilargos y abubillas.
Rutas por el Parque Nacional de Monfragüe. Cáceres.
(Mirador de Tajadilla. Foto cedida por Casto Iglesias Duarte. Centro de Documentación P.N. de Monfragüe)
Entre jaras y cantuesos, al fondo del camino discurre el río Tiétar. En el charco del Infierno, donde el río traza un amplio meandro, anidan los alimoches. Más allá, la gran ladera de la sierra, cubierta e inaccesible, esconde los secretos mejor guardados de Monfragüe.
El trayecto termina en el mirador de la Tajadilla; cortado rocoso que impidió, debido a su gran dureza, al río Tiétar unirse aquí con el río Tajo, obligándole a cambiar bruscamente de dirección; y donde pueden verse buitres leonados y, en su momento, alimoches y milanos. Regresamos por el mismo camino; y pasada la fuente del alisar, en el cruce de caminos tomamos el de la derecha que nos llevará hasta Villarreal.

ITINERARIO VERDE: CERRO GIMIO

Rutas por el Parque Nacional de Monfragüe. Cáceres.
(Cerro Gimio. Foto cedida por Carlos Mateo Fernández. Centro de Documentación P.N. de Monfragüe)
Ruta para hacer a pie organizada con diversos tramos. Transcurre por distintos tipos de vegetación, principalmente de ribera, aunque no desmerece su riqueza paisajística o histórica desde lo alto de Cerro Gimio (panorámicas y restos de una atalaya romana).
Distancia: 7,5 km (ida y vuelta)
Duración: 2 horas 30 minutos
Descripción: Desde la entrada de Villarreal se cruza la carretera EX-208 y continúa por un camino ancho entre paredes de piedra que delimitan propiedades. El camino continúa hasta un desvío a la derecha (800 metros) en que iniciamos una senda bien marcada que recorre la ladera izquierda (umbría) del arroyo Malvecino durante cerca de 3 km de vegetación mediterránea variada con pendientes suaves y escasa dificultad, hasta llegar al puente de Abajo del arroyo, construido en madera.
Desde aquí hay 2 opciones para continuar: subir perpendicular al arroyo por una cuesta de acusada pendiente (500 metros) hasta la base del cerro. Desde aquí ascendemos hasta el mirador de Cerro Gimio (otros 500 metros) por una senda de escasa dificultad y pendiente mediana.
En el Cerro Gimio hay restos de una atalaya romana del periodo republicano. Desde la cima del montículo podemos observar el nido de un buitre negro en la espesura y disfrutar de las panorámicas del Salto del Gitano, río Tajo y los arroyos Barbaón y Malvecino. Es un buen lugar para contemplar el paisaje bravío de Monfragüe.
Rutas por el Parque Nacional de Monfragüe. Cáceres.
(Pasarela Arroyo Malvecino. Foto cedida por Casto Iglesias Duarte. Centro de Documentación P.N. de Monfragüe)
Por otro lado, podemos tomar la ruta que recorre la margen derecha del arroyo (casi un kilómetro de fácil y grato recorrido) Hay numerosas pasarelas de madera que facilitan el paseo por Malvecino, un lugar fresco y agradable con abundante vegetación de ribera. Aparecen algunos ejemplares sobresalientes de fresno, madroñera y cornicabra.
Aproximadamente en la mitad del tramo encontramos un nuevo puente de madera que cruza a la otra orilla del arroyo. Llega únicamente hasta allí, donde aparece un merendero con mesas rodeadas de frondosa vegetación de umbría. Para continuar el itinerario hay que cruzar de nuevo el puente y seguir por la margen izquierda.
Este último tramo acaba en el cruce que asciende a la izquierda, esta alternativa requiere menos esfuerzo para subir al Cerro Gimio. El trayecto tiene una suave subida de 1,5 kilómetros. Pero antes, recomendamos acercarnos hasta el puente de Piedra que está, a la derecha, escasos metros más adelante. El puente, elemental y rudimentario, es muy representativo de unas construcciones que antaño fueron vitales para salvar las invernadas; constituye una reliquia que rezuma sabor tradicional.
Regresamos a Villarreal por este último tramo y a la altura del puente de Piedra, nos dirigimos por la margen derecha del arroyo (solana) hasta cruzar una pequeña pasarela de madera, situada a unos 250 metros, que nos incorpora a un camino mucho más ancho. Seguimos por la derecha hasta el puente de Arriba del arroyo Malvecino (600 metros). El puente es de madera con pilares de pizarra, rodeado de alisos y fresnos. Es un lugar fresco con abundante sombra. El sitio invita a detenerse; cuando corre el arroyuelo, el sonido del agua y el de los pájaros, que se ocultan entres las ramas, alegra el paisaje. La subida hasta Villarreal (1,1 km) carece de dificultades.

No hay comentarios: